Alimentos para recuperarse mejor de una cirugía estética

Para tener un cuerpo sano es primordial tener unos hábitos de vida sanos. Esto pasa por por dejar de lado las malas costumbres como fumar o consumir alcohol en exceso.

Igualmente, es importante hacer ejercicio sin necesidad de suscribirse a un gimnasio. Simplemente caminar algo en lugar de estar todo el día el sofa, subir y bajar escaleras en lugar de usar ascensor o escaleras mecánicas, bajarse una parada antes de autobus o metro o evitar el coger el coche para trayectos cortos, permite mantenerse en forma.

Pero lo más importante de todo es sin duda tener una alimentación sana. Una frase muy típica  este respecto es la de “somos lo que comemos”. Está máxima es totalmente cierta ya que la alimentación es nuestra fuente de energía y crecimiento. Cuanto más saludable y equilibrada sea nuestra alimentación, más sanos estaremos y más tiempo viviremos.

¿Cuál es la influencia de la alimentación en la recuperación de una cirugía plástica?

Si estáis a punto de someteros a una cirugía o acabáis de salir de una, es importante que conozcáis que tipo de alimentos debéis consumir para que vuestra recuperación sea mejor y más rápida.

De hecho, es muy importante alimentarse bien tras una operación, en particular si ha sido invasiva. Un minilifting facial no tiene las mismas consecuencias para el organismo que un abdominoplastia o una reducción mamaria. Estas dos últimas intervenciones son mucho más agresivas para el cuerpo

Así es como vuestra alimentación influye en el proceso de recuperación:

  • Acelera los procesos de cicatrización.
  • Reduce las probabilidades de tener complicaciones pos operatorias.
  • Permite una regeneración más rápida de la sangre perdida durante la intervención.
  • Aporta las defensas necesarias para reforzar el sistema inmunitario.
  • Repara la piel, los vasos sanguíneos y otros tejidos de manera eficaz.
  • Aporta la energía para sentirnos mejor física y psicológicamente.

Con el fin de vuestra convalecencia sea lo más rápido posible, os dejo algunas recomendaciones alimenticias muy sencillas que os  ayudarán a recuperaros más fácilmente de vuestra cirugía.

¿Qué tipo de bebidas es posible tomar tras una cirugía?

Es fundamental hidratarse bien para beneficiarse de una buena salud. Esto es aún más cierto tras un proceso quirúrgico. Es recomendable beber unos dos litros diarios. El agua ayuda a eliminar más fácilmente a través de los riñones y del intestino todas las impurezas generadas en el trascurso de la operación (medicamentos, anestésicos, etc.). El agua también permite reducir los dolores al nivel articular y facilita el proceso de cicatrización.

Si os sentís cansados también podéis recurrir a bebidas isotónicas que os ayudarán a recuperar minerales, a condición de no consumir en exceso. Los zumos de fruta y las verduras frescas también son un buena opción para recuperarse tras una cirugía ya que además de hidratar aportan una dosis suplementaria de vitaminas y de minerales. Por el contrario hay que evitar el café, las bebidas gaseosas, azucaradas y el alcohol.

¿Cuáles son las frutas y verduras más adecuadas tras una cirugía?

Si de por sí es fundamental consumir frutas y verduras diariamente, más importante es consumirlas tras una operación. Algunas frutas y verduras en particular, serán de una gran ayuda en el proceso de recuperación ya que aportan una dosis suplementaria de vitaminas y minerales necesarios durante una convalecencia.

  • Vitamina A. Los alimentos ricos en vitamina A ayudan a cicatrizar mejor y favorecen la formación epitelial (formación de tejidos). También estimula el sistema inmunológico. Las verduras de hoja verde son particularmente ricas en vitamina A: sobre todo la lechuga, espinaca y repollo. El color naranja es también sinónimo de vitamina A: Calabaza, zanahoria, melón francés, albaricoques, papaya, mango, etc. contienen una gran cantidad de este tipo de vitamina.
  • Vitamina C. Tras una operación es fundamental tener las defensas corporales en pleno rendimiento, por lo que es muy aconsejable consumir alimentos ricos en vitamina C. Esta vitamina también favorece  la formación de colágeno  y funciona como antioxidante, factores fundamentales en la regeneración y mantenimiento de tejidos. Podéis encontrar la vitamina C en grandes cantidades en cítricos, pimientos, tomates, fresas, frutos rojos y verdura de hoja verde oscura.
  • Hierro. El consumo de hierro es indispensable tras una operación quirúrgica ya que durante la misma el paciente suele perder sangre. La sangre interviene en la formación de glóbulos rojos y es por ello que es bueno alimentarse de marisco (almejas, mejillones, etc.), pescado azul, hígado, huevos, legumbres, espinacas y frutos secos.
  • Zinc. El zinc es un mineral que ayuda a reforzar el sistema inmunitario e interviene en el proceso de cicatrización sintetizando las proteínas y contribuyendo al crecimiento celular. Es por ello que es recomendable consumir alimentos ricos en zinc como el marisco, semillas de calabaza, almendras, avellanas, higos, champiñones e incluso chocolate negro (cuando mayor sea el porcentaje de cacao mejor).

¿Y consumir proteína y fibra tras una cirugía?

Las proteínas y la fibra son indispensables para recuperarse bien de una cirugía. La fibra facilita los procesos digestivos, evitando el estreñimiento, un efecto secundario bastante frecuente tras una intervención. Las frutas y verduras son muy ricas en fibra, pero también es importante consumir cereales integrales en la forma que deseemos: pan integral, copos de avena u otros cereales, salvado, etc. Lo importante es consumir cereales integrales y sin refinar.

Las proteínas también son fundamentales durante una convalecencia. Un acto quirúrgico por muy bien realizado que este hecho daña tejidos corporales que necesitan un proceso de reparación, sobre todo gracias al consumo de proteínas. Las carne magras como el cerdo o el pollo, el pescado, el marisco, los frutos secos, los huevos e incluso las legumbres son los alimentos más indicados para obtener las cantidades recomendadas.

Evitar las grasas y en particular las grasas saturadas tras una operación

Es raro tener mucho apetito tras una operación. El consumo de grasa hace coger kilos y normalmente conllevan una digestión más difícil. Por lo que es recomendable evitar los alimentos industriales, las frituras, los dulces, etc. que contienen un número importante de grasas saturadas.

Conclusión

Hoy en día la medicina y la cirugía estética ayudan a resolver muchos problemas estéticos que afectan a la salud física y psicológica. En manos expertas pueden ayudar a lograr el aspecto deseado. Sin embargo, es fundamental que el paciente ponga de su parte para conservar durante toda su vida o el mayor tiempo posible el físico tan deseado y obtenido de la mano de la medicina y la cirugía estética. Tener un régimen alimenticio equilibrado ayuda a recuperarse de una operación y que el proceso sea más rápido.

Dra. Cristina Bouza, médico especialista en nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *