Cirugía Estética: lo que tienes que saber sobre el aumento de pecho

La cirugía de aumento de pecho es una buena opción  para las mujeres que consideran  que  su pecho es pequeño, o que tienen los senos de diferente tamaño o están mal formados, o que tras un embarazo o una dieta, el pecho les ha disminuido de volumen. Anualmente se realizan unas 1,7 millones de intervenciones de aumento de pecho a nivel mundial, siendo España el quinto país en este tipo de cirugías.

Pero como en toda operación, es muy importante la seguridad y obtener un buen resultado. Aquí os dejamos las claves para que podáis operaros con todas las garantías y con éxito.

1. Elegir bien al cirujano plástico

El tomar la decisión de realizar un aumento de pecho no es fácil. Antes de todo, hay que encontrar un profesional de confianza.

Nada os obliga a deciros inmediatamente: si el cirujano que tenéis enfrente de vosotros no os trasmite confianza, no estáis obligadas a elegirlo. Nunca está de más el tener al menos la opinión de dos cirujanos plásticos. La sociedad española de cirugía plástica, reparadora y estética (SECPRE) recomienda el seguir los consejos de las personas cercanas que se hayan operado y que estén satisfechas con los resultados, y también, informarse sobre la preparación y experiencia del cirujano.

2. La importancia de la primera consulta

Durante la consulta pre operatoria, el cirujano elegido debe tomarse su tiempo para preparar bien la intervención con su paciente.

Antes de operaros, tomaros vuestro tiempo para elegir, junto con el cirujano, las prótesis más adecuadas en función de vuestras características anatómicas, vuestros deseos y de las técnicas existentes.

Fracasos evitables…

Mucha gente piensa que la operación de aumento de pecho es una operación sencilla, pero si no se hace correctamente puede haber una mala colocación de la prótesis y que la forma obtenida no sea bonita. Esto se puede evitar con una consulta médica en profundidad. Hay cirujanos que van muy deprisa y que solamente levantan la camiseta de la paciente y punto. No analizan si pudiera haber un riesgo de mal posición de la prótesis. Durante la primera consulta, es importante preguntar a la paciente, examinarla, hacer fotos, medirla y probar diferentes tamaños y modelos de prótesis (en un sujetador especial) para ver el resultado que daría. Para ello, en Instimed contamos con un simulador pectoral que le permite ver a la paciente como le quederá su futuro nuevo pecho. Una primera consulta debería durar unos 45-60 minutos.

4. ¿Qué tamaño de pecho elegir?

Cada paciente acude a la consulta con una idea del tamaño ideal para ella, pero el cirujano debe aconsejar u orientar sobre el tamaño de la prótesis adecuado.

tamaño perfecto prótesis

En primer lugar, la talla del implante hay que elegirla en función de la morfología, de la calidad de la piel, de la distancia entre los mamas, etc. No hay que olvidar que cambiará con los embarazos y con la edad. Los pechos voluminosos suelen evolucionar mal. En mi caso, si considero que lo me pide la paciente es desproporcionado para ella, en un primer lugar intento orientarla hacia otros tamaños, pero si no es posible, no dudo en negarme a realizar la intervención.

Volúmenes desproporcionados…

El volumen medio solicitado por las pacientes ha aumentado, afortunadamente aún no se han llegado a los niveles de Estados Unidos. Por normal general, las mujeres que veo en consulta suelen pedir una copa C, y antes era más normal la B. En Estados Unidos, se ha puesto de moda el regalar a adolescentes un aumento de  como regalo de fin de curso, y como ya he dicho en un artículo anterior, me parece una aberración.  El cuerpo está aún por desarrollar, y seguramente, tras su primer embarazo, el pecho se les caerá. Es muy raro poner una prótesis superior a D e incluso D, que es más bien para mujeres grandes y anchas. Poner prótesis desproporcionadas puede estropear la piel, las glándulas mamarias y generar estrías. Hay que dedicarle su tiempo en consulta a las mujeres que van buscando de primeras grandes volúmenes. Nuestro trabajo como cirujanos plásticos no es operar y cobrar, tenemos un rol educativo importante.

5. ¿Son seguras las prótesis mamarias?

Hoy en día, el abanico de prótesis y de técnicas disponibles es mucho más amplio que en los años 90.

¿Geles más seguros?

prótesis gel cohesivo

En una prótesis de gel cohesivo, la silicona no se expande.

Hoy en día existen varios tipos de geles de silicona. Desde el 2000 se están implantando prótesis de gel de silicona cohesiva. Reduciendo al máximo el riesgo de rotura y evitando que el gel se extienda por el organismo. De esta forma ya no es obligatorio el tener que cambiar la prótesis cada 10 años. En consulta se lo enseño a los pacientes: en una prótesis cortada por la mitad hago presión para mostrar que el gel no se extiende. El inconveniente: el pecho no se mueve con la misma naturalidad que antes. También existen diferentes tipos de prótesis: las redondas y las anatómicas. Las prótesis anatómicas, son las más naturales ya que simulan la forma del pecho.

Después del caso de las “PIP”…

En la década del 2000, el laboratorio Poly Implant Prothèse (PIP) comercializó prótesis mamarias defectuosas. Afortunadamente en España el impacto en España fue mínimo, pero suscito muchos miedos y nos afecto a todos los que nos dedicamos con ética a la cirugía de aumento de pecho. Pagamos justos por pecadores. Es responsabilidad del cirujano plástico el elegir el laboratorio con el que trabajar. Nadie da duros a pesetas, es decir, si una prótesis cuesta de media 200 euros, y a un cirujano le ofrecen prótesis a 100 euros o 150 euros, ya sabe con qué está jugando, con la salud de sus pacientes. El equipo de cirugía plástica de Instimed lleva más de 20 años dedicándose a la cirugía plástica y siempre ha trabajado con laboratorios con todos los certificados existentes y de primera línea. Evidentemente no son las más baratas, pero tengo claro que el paciente y mi ética profesional son lo primero.

6. Colocación de la prótesis mamaria

Cada forma de colocar las prótesis tiene sus ventajas e inconvenientes

En base a la constitución física de la paciente, el cirujano puede plantearse diferentes formas de colocar la prótesis. Ya sea por detrás de la glándula mamaria o por detrás del músculo pectoral.

  • Si la prótesis se coloca se coloca por detrás de la glándula mamaria y por delante del músculo pectoral, el pecho se moverá con más naturalidad, pero los bordes de la prótesis se notarán más fácilmente al tacto.
  • Si la prótesis se coloca por detrás del músculo grande pectoral, los contornos de la prótesis se disimularán más, pero el pecho se moverá menos y durante la contracción muscular es posible ver mínimas deformaciones.

¿Cuál es nuestro compromiso ético?

A parte de la dos posiciones comentadas, puede plantearse una tercera opción de colocación de las prótesis. La parte superior de la prótesis colocarla detrás del músculo y la parte de abajo detrás de la glándula mamaria. Con este nuevo posicionamiento de “dual plane” ya no se ve la prótesis en la parte alta y la parte de abajo no está fija al realizar contracciones musculares. Esta técnica es más complicada, pero es perfecta para las pacientes que se les ha reducido mucho el pecho tras adelgazar o un embarazo.

Tipo de colocación prótesis aumento de pecho

7. Después de la operación de aumento de pecho

El resultado de la operación se puede valorar correctamente tres meses después de la colocación de las prótesis de pecho.

El aumento del volumen del pecho es visible nada más ser operada. Pero en ese momento el pecho tiene poca movilidad y esta inflamado. Hasta que no pasan tres meses tras la operación no se puede valorar la forma definitiva del pecho y el aspecto final de las cicatrices se ve al cabo de los seis meses. Según el tipo de operación realizada (en función de la elección final y de la morfología de la paciente), las cicatrices estarán bajo el pecho, alrededor de la areola o bajo la axila.

8. Cuidado con el turismo quirúrgico y las ofertas low-cost

Las operaciones de cirugía estética realizadas en el extranjero o con precios low cost conllevan riesgos…

Es evidente que con las operaciones realizadas en el extranjero la prudencia debe ser máxima. Hay que verificar la cualificación del cirujano que opera. ¿La principal diferencia? Si os operáis en España, el cirujano realizará un seguimiento durante los meses que sean necesarios, hasta que considere que el pecho tiene la forma deseada y no hay ningún problema. Los pacientes deben ser consecuentes con lo que hacen. Muchas pacientes se han ido a Colombia, Brasil, Argentina, Marruecos, Tailandia, India, etc., y luego ¿quién realiza el seguimiento? Es un verdadero problema.


Cuidado, ¡peligro!…

La Sociedad internacional de Cirugía Plástica (ISAPS) advierte sobre los riesgos del llamado turismo quirúrgico y anima a todas aquellas personas que se están planteando operarse fuera de España que se hagan las siguientes preguntas:

  • ¿El médico está acreditado y titulado en cirugía plástica y reparadora?.
  • ¿Las instalaciones donde se va a operar están homologadas y ofrecen todas las garantías?.
  • ¿Lo que va a desembolsar por la operación cubre cualquier posible complicación?
  • ¿Tiene algún tipo de seguro el médico y/o el centro?
  • ¿Le ofrecen algún sistema de asistencia en el caso de que se produzca alguna complicación? ¿Le cubren el viaje y la reintervención?

Igualmente, este verano la (SECPRE) lanzó una alerta sobre los peligros de las ofertas de hasta el 70% de descuento en intervenciones quirúrgicas que se pueden encontrar en Internet. Basta con meter en Google aumento de pecho y te encuentras muchos resultados con superdescuentos, chollos y precios tirados. Y lo mismo sucede si introduces liposucción u otras cirugías.

Esta situación no sólo perjudica a los profesionales con titulación y que operamos dentro del marco ético, legal y con todas las garantías para la salud, sino sobre todo, a los pacientes. En nuestras consultas hemos atendido a más de un paciente rebotado de una operación mal realizada. Y retocar algo hecho es mucho más complicado y delicado, incluso a veces, para desgracia del paciente, es imposible.

Cuando una paciente en consulta nos comenta “es que en la clínica XXX la operación de pecho me cuesta 1.000 euros menos”. Siempre les decimos lo mismo: “ese precio se logra a costa de la salud del paciente. Los costes de una intervención tiene unos mínimos que hay que cubrir, y si se quieren rebajar, hay que hacerlo a costa de la seguridad del paciente: rebajando la calidad de las prótesis, recurriendo a cirujanos y/o equipo de anestesistas con menos experiencia, o quirófanos de menor calidad”.

Supongamos que uno quiere tirarse en paracaídas, y solicita precios a dos empresas. Una me indica que 180 euros tirarse en tándem (con monitor) y otro 99 euros, y sabemos por lo que nos hemos informado en Internet que el precio ronda los 200 euros. De primeras, puede que llamemos a la de 99 euros, pero si nos dicen que el monitor acaba de terminar el curso de paracaidismo, que los paracaídas aún no han pasado ninguna revisión y que el piloto del avión tiene muy pocas horas de vuelo… ¿a qué nos echaríamos para atrás?… ¿y por qué lo consentiríamos con nuestra salud?…

En resumen, “en la salud no hay rebajas”.

Unidad de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética INSTIMED

Unidad de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética INSTIMED

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *