Gracias a la dieta libre INSTIMED no engordarás en verano

Gracias a la dieta libre de Instimed este verano no ganaras peso

El doctor Raul Figueroa, médico especialista en nutrición de Instimed, fue entrevistado para el programa Gente de TVE1 para que explicase en que consistía la dieta libre Instimed, cuya finalidad es no ganar peso en verano (¡Disfruta del verano sin ganar 5 kilos! Te ayudamos a mantener tu peso).

Dieta libre instimed en television

El doctor Figueroa, médico especialista en nutrición, durante la grabación sobre la dieta libre Instimed

Entrevistador: Doctor Figueroa, ¿podría explicarnos en que consiste la dieta libre?

 En primer lugar se analiza el plan de vacaciones que tiene el paciente:

  • Si el paciente va a ir a un sitio donde le va a ser imposible seguir una dieta, se le da libertad para realizar tres comidas, con la condición de que las comidas estén espaciadas cuatro horas.
  • Si no va a estar en su casa, pero en un entorno familiar, donde va a poder realizar algo de dieta, se le indicara una dieta pero no muy estricta, una dieta que le permita mantener peso.
  • Y si va a estar en un sitio donde sepamos que puede seguir la dieta, donde puede planificar su comida, intentamos hacerla mas estricta para que al final de las vacaciones ella consiga en el peor de los casos, mantenga su peso.

En definitiva adecuados la dieta libre a la planificación de vacaciones de la paciente, pero haciéndole entender que en esos días vacacionales es muy importante que siga unas pautas dietéticas. Es decir, no liberarse totalmente. Al paciente se le hace entender que aunque no pueda hacer dieta durante un viaje, existen momentos durante sus vacaciones en los que puede seguir un tratamiento dietético: con la familia, en casa… que al final de un período vacacional, le van a permitir eliminar lo ganado haciendo dieta, que es al final lo que me interesa.

Entrevistador: ¿Cuál es la clave de la dieta libre?

La clave es la compensación, compensar. Si me paso tengo que compensar. Por ejemplo, si tengo una comida o una cena libre (comer lo que se quiera), hay que compensarlo el resto del día con la fruta que les indicamos. Si va a haber días completos de comidas totalmente libres porque el paciente se va fuera de España o porque le va ha ser complentamente imposible mantener ningún tipo de dieta, se le exigirá que a su regreso mantenga una dieta un poco más estricta, durante los mismo días que ha estado fuera o sin seguir ninguna dieta, con el objetivo de compensar los excesos. De esta forma, se consigue que finalmente el paciente mantenga su peso.

Entrevistador: a parte de la compensación ¿existe alguna clave más para no ganar peso?

La otra clave, a parte de la compensación, es la separación entre comidas, es decir, que cuando indico a un paciente que tenga un día libre con comidas libres, le estoy indicando que son tres comidas puntuales, separadas cuatro horas la una de la otra, haciendo que cada comida sea independiente la una de la otra. Al ser independientes las unas de las otras, o bien te puedes pasar y comerlo que no debes, o bien puedes utilizar esas comidas aisladas como dietas, ya que el paciente ya tiene un sistema de alimentación que se le ha enseñado. Esta diferenciación de horas permite que la metabolización de cada comida se haya realizado adecuadamente antes de la siguiente ingesta, y ninguna comida afecta a la siguiente. Esto es a lo que me refiero con el tema de las horas de las comidas libres.

Y retomando lo anterior, después de un día de comidas libres, habrá otro día de compensación rigurosa a base de fruta o yogures… según lo vaya determinando. Y como el paciente ve inmediatamente que eso se le va, no deja de vivir, porque tiene sus días libres vacacionales, pero sabe que eso significa un sacrificio posterior, y es consciente de ello y lo agradece.

Reportero: en cuanto a las cantidades ¿hay que controlar también la cantidad?, ¿podemos comer lo que queramos, es libre? ¿lo importante esta compensar antes y después de pegarnos el atracón?…

Las cantidades no son importantes. Lo importante es el número de comidas. Cuando hacemos una dieta regular, realizamos cinco comidas porque es ahí donde estamos trabajando el metabolismo. Pero si hablamos de comidas libres, libertad total, se recomienda que sean tres, bien separadas (al menos cuatro horas entre comida y comida), pero la cantidad de alimento que se ingiera en cada una de ellas, por nuestra experiencia, es irrelevante. Pero evidentemente, luego habrá una compensación donde si controlaremos el contenido de cada comida. Prefiero un paciente que este bien compensado el día que esta pasándose, comiendo lo que le gusta, para que luego sepa hacerme el sacrificio bien, porque sino, luego, no lo hace bien, porque psicológicamente no ha terminado de comer todo lo que quería, y no empezamos bien con el sacrificio posterior.

Reportero: entiendo por sus palabras que las mezclas de comida o los alimentos que introduzcamos en esas comidas libres, es indiferente.

Cuando le doy libertad al paciente, le doy libertad total. No puede ser una libertad restringida, porque sino ese paciente psicológicamente no se libera. Pero cuando yo le indico lo que debe hacer porque esta en un entorno familiar o en su propia casa, después de volver de su periodo de “liberación alimentaria”, ahí si que hago una diferenciación de alimentos, y en esa diferenciación si es importante que no se mezclen ciertos alimentos: las proteínas con lo hidratos de carbono… porque yo quiero que esos dias que haga dieta, sean muy productivos y por eso pido que esos días de recuperación se lleve la dieta a rajatabla y sobretodo no se mezclen los alimentos. Pero el día de la libertad, la cantidad no importa, que disfruten, porque psicológicamente es muy importante.

Reportero: ¿es verdad que muchos españoles cuando llega el verano se olvidan completamente de hacer dieta o de controlar la comida?

Nosotros tenemos dos tipos de paciente:

  1. Aquel paciente que siempre tiene 5 o 4 kilos encima y que se los quita cara al verano. A este tipo de paciente es imposible inducirle a hacer dieta ya que se ha acostumbrado a todo los años, un mes antes del verano, a machacarse en el gimnasio a hacer un poco de dieta y quitarse esos kilos de más, que los recuperará fácilmente y volverá a quitárselo, y así periódicamente. Pero este paciente no es el que realmente nos interesa.
  2. El paciente que nos interesa es aque que esta manteniendo una rutina y lleva bajados 10-15 kilos y que sería muy triste que recuperase lo que ha bajado en las vacaciones. Estos pacientes temen el recuperar los kilos perdidos. Es un paciente que esta siguiendo un tratamiento médico conmigo y que tiene temor de recuperar peso. En estos casos, mi trabajo es ayudarle cara a las vacaciones.

Es verdad que tengo algunos pacientes que a pesar de haber bajado muchos kilos creen, porque ven al resto, que vacaciones es sinónimo de comer de todo, de pasarse, de despedirme del médico hasta septiembre. Y no es así, porque perdemos todo el trabajo realizado y recuperan kilos. Y aquellos que se plantean hacer dieta después del verano siempre les digo “que si ahora tienen 20 kilos de más, luego del verano tendrás 25, y si tienes 30, tendrás 35…, y ya son cinco más que tendremos que eliminar. Es ahora cuando hay que hacer dieta con nuestra ayuda”. Nosotros lo que prometemos a través de nuestros planes nutricionales de dieta libre es que no van a tener una vida restringida, van a tener una libertad pero haciendo unos sacrificios que les compensara porque ya no van a subire esos 4-5 kilos que subían en verano, se quedaran iguales, que eso ya es un logro en muchas personas. A partir de ahí, iniciaremos un dieta regular.

Cuando uno de mis pacientes, me insinúa que no va a hacer la dieta en verano, como profesional le indico que no esta bien, que no es correcto y que voy a intentar que no tire por la borda todo el esfuerzo realizado indicándole lo que debe hacer, ofreciéndole un bono nutricional vacacional.

Reportero: entonces, si le he entendido bien, ¿podemos hablar de que en verano se puede mantener el peso, incluso comiendo lo que queramos?.

Exactamente, pero siempre con la compensación y bien dirigida por un profesional que indique como gestionar la alimentación durante un período largo de vacaciones, de 15 a 30 días. En ese período vacacional, hay días para alegrarse y otros para controlarse y, normalmente el paciente lo entiende y lo lleva muy bien.

En conclusión, los cuatro beneficios de la dieta libre son:

  • No pasar hambre.
  • Podras seguir comiendo lo que te gusta.
  • Podrás mantener tu vida social.
  • No tendrás que tomar medicamentos.

Comentarios sobre Gracias a la dieta libre INSTIMED no engordarás en verano

  1. Pingback: La Dieta Libre Instimed en el programa +Gente (TVE1) | INSTIMED

  2. Pingback: EVITA LOS EXCESOS NAVIDEÑOS | INSTIMED

  3. Pingback: No ganes peso estas navidades | INSTIMED

  4. Pingback: Recupera tu peso de forma sencilla y equilibrada | INSTIMED

  5. Pingback: Como organizar nuestra alimentación | Blog Instimed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *