Hiperhidrosis, como combatir la sudoración excesiva

El sudor excesivo o hiperhidrosis, a menudo fuente de sufrimiento, es considerado por mucha gente como un tabú. A nadie le gusta tener un cerco de sudor en la zona de la axila, o dar un apretón de manos con la mano empapada. En España, para un 3% de la población el exceso de sudor supone una fuente de incomodidad, que le afecta a sus interacciones sociales.

Aunque es un problema que esta presente durante todo el año, cuando llega el calor el problema se acentúa y las personas que padecen hiperhidrosis son más conscientes de su problema.

¿Cuándo podemos hablar de sudor excesivo o hiperhidrosis?

Se supone que las personas que presentan una tasa de sudoración 4 a 6 mayor que un individuo sano padecen hiperhidrosis, pero  en mi opinión, a partir del momento que uno se queja del sudor y se convierte en un inconveniente o molestia para la vida social, se puede hablar de sudoración excesiva. Las manos, los pies y las axilas son las tres zonas normalmente más afectadas (hiperhidrosis palmar, plantar y axilar) pero también puede afectar a la espalda, cara, cuero cabelludo o al conjunto del cuerpo (hiperhidrosis generalizada). La mayoría de las veces, sus causas son desconocidas, pero puede producirse como consecuencia de una enfermedad neurológica o de una diabetes.

Beautiful arab woman breathing fresh air with raised arms

La hiperhidrosis o sudoración excesiva es un problema que afecta a un 3% de los españoles. Y no es sólo un problema estético sino también psicológico, ya que muchas veces interfiere en la vidad social de los afectados.

Dos tipos de hiperhidrosis

Esta anomalía se puede presentar de diferentes formas. La hiperhidrosis generalizada, cuando el exceso de sudor afecta a todo el cuerpo, y desafortunadamente no existe un tratamiento específico. También existe la hiperhidrosis localizada que afecta a las extremidades (pies y manos), la cara y las axilas. En este caso, existen tratamientos para aliviar las molestias de la sudoración excesiva.

Como he comentado más arriba, la hiperhidrosis puede ser el síntoma de otra patología. En este caso, la sudoración es un efecto secundario. Puede revelar por ejemplo la existencia de un cáncer suprarrenal. También, se observa hiperhidrosis en pacientes diabéticos o con hipertiroidismo. Muy frecuentemente acompaña a problemas de obesidad.

¿Quién padece hiperhidrosis?

La hiperhidrosis puede empezar a cualquier edad. ¿Cómo se puede desencadenar la hiperhidrosis?:

  • La parte genética juega un papel importante en el desencadenamiento de la enfermedad. Si uno de vuestros padres sufre de hiperhidrosis, es probable que algún día lo padezcáis.
  • Un shock psicológico también puede iniciarlo.
  • El estrés también puede afectar a la transpiración.
  • Las variaciones hormonales, como tras un embarazo o la menopausia, pueden dar lugar a la aparición de la enfermedad.
  • No hay que olvidar que la alimentación influye en la hiperhidrosis. Comer tiene un impacto en el cuerpo al producir un calor que favorece la transpiración. Algunos alimentos como las especias, el alcohol, el té, el café, no son recomendables en caso de sufrir hiperhidrosis.

Afecta de igual manera a hombres que ha mujeres, y el clima acentúa las manifestaciones de la hiperhidrosis. Es decir, esta anomalía os incomodará más si vivís en Sevilla que en Oslo.

La hiperhidrosis se agraba con la ansiedad

La transpiración excesiva, a menudo motivo de sufrimiento y de alteración de la calidad de vida, sigue siendo considerado un tabú. “Las personas afectadas se lo esconden a sus familiares” comenta Celia, 36 años, con hiperhidrosis palmar y plantar. “Sólo mi marido lo sabe, mis hijos no”. Para muchas personas con esta enfermedad, algunas simples interacciones sociales (dar la mano, dar cambio en monedas, abrazar, quitarse la chaqueta en la oficina, etc.) se convierten en fuente de estrés. Es el círculo vicioso: la ansiedad agrava la sudoración.

También hay situaciones que provocan ansiedad lo que multiplica el riesgo de provocar una sudoración excesiva. Cuando vais a hablar en público, ¿sentís un sudor frio? La angustia de ser observado por otros o la fobia social manifiesta. La hiperhidrosis se alimenta de vuestro estrés.

Aún así, “es importante no aislarse, hablarlo con otras personas afectadas en foros o reuniones”, afirma Fernanda, 44 años. Esta profesional sanitaria sufre de sudoración excesiva desde niña. Ha tenido que cambiar su modo de vida porque el sudor suponía un peligro: “no puede llevar sandalias abiertas porque mis pies resbalan continuamente. Intentad conducir con la manos mojadas”, “mis hijos se han acostumbrado y me sueltan la mano cuando empieza a estar húmeda”.

Los pacientes con hiperhidrosis suelen elegir la ropa con mucho cuidado. Evitan los colores chillones que dejan ver los cercos de sudor bajo el brazo y eligen el negro y le blanco. Recurren a tejidos naturales (algodón y lino) que dejan a la piel respirar.

Algunos pacientes recurren al truco de superponer diferentes capas de ropa, evitando la ropa muy ceñida en las axilas, pero como dice David, 40 años, “al final es un círculo vicioso. Sudas, te estresas, entonces te pones algo más de ropa encima para disimular, y tienes calor. Entonces sudas, te estresas…”.

Aprender a controlar el estrés

  • Yoga, terapias de relajación: Para reducir la sudoración excesiva, se puede aprender a controlar las emociones con técnicas de relajación como el yoga o la sofrología. Sesiones de biofeedback que enseñan a anticipar los problemas del cuerpo para restablecer el equilibrio, pueden ser útiles. También, una terapia de comportamiento y cognitiva puede ser útil para actuar sobre la fobia social.
  • Medicamentos y plantas relajantes: El médico puede prescribir un anxiolítico suave para favorecer la relajación. La fitoterapia puede ayudar a relajarnos y a regular el sueño, utilizando plantas como la pasiflora, la valeriana y el espino blanco.

Más comodidad en el día a día

Junto con los tratamientos existentes para combatir la hiperhidrosis, la sudoración excesiva se puede atenuar con acciones simples:

  • Después de la ducha, secarse bien para evitar la proliferación de bacterias. Espolvorear un producto antitranspirante en los pies.
  • Como he comentado más arriba, a nivel de ropa, utilizar tejidos naturales (algodón y lino) que dejan respirar a la piel.
  • Los pies necesitan aire. No encerrarlos todo el día dentro de calzado cerrado de material sintético.
  • Adecuar la vestimenta en función de la temperatura y de la actividad física.
  • Cambiar de calcetines varias veces al día para evitar que se “encharquen” los pies.
  • Beber mucha agua para compensar la pérdida de líquido.

Tratamiento de la hiperhidrosis

La persona que padece de sudoración excesiva cuenta con diferentes alternativas para tratar su problema.

  • Cloruro de aluminio: los antitranspirantes a base de cloruro de aluminio hexahidratado son el primer remedio frente a la hiperhidrosis. Estos tratamientos líquidos o en crema los utilizan personas con una sudoración normal. Es un remedio eficaz, pero el problema, por mi experiencia con pacientes, es que muchos no saben utilizarlo correctamente: aplicarlo uno de cada dos días por la noche, con la axila secada con el secador, sin que coincida con el momento del aseo, y esperar algunos días entre dos aplicaciones en caso de irritación. Los productos líquidos suelen tener una base de alcohol, que irrita más la piel. Yo prefiero los anti transpirantes en formato crema. También, el dermatólogo puede recomendar un preparado más concentrado de cloruro de aluminio combinado con ácido salicílico, para las manos y los pies.
  • Iontoforesis: Da muy buenos resultados en hiperhidrosis palmar y
    tratamiento hiperhidrosis toxina botulinica botox

    Tratamiento hiperhidrosis con toxina botulínica (Botox)

    plantar, pero es compleja. Se sumerge las manos o los pies en dos bandejas de agua atravesadas por una corriente eléctrica, en sesiones de 10 a 20 minutos. La fase de choque suele ser dos o tres sesiones semanales y luego un sesión de mantenimiento cada 10 días. El aparato es bastante caro, entre 500 y 1.000 euros.

  • Toxina botulínica (Botox): Rápido y sin peligro. El Botox es uno de los tratamientos más eficaces para la hiperhidrosis axilar en el caso de que no funcione el clóruro de aluminio. El médico realiza en torno a veinte inyecciones por axila para un efecto que dura entre 3 y 6 meses. En algunos casos, con el uso continuado de toxina botulínica se observa una reducción en la sudoración. También se utiliza el Botox para la hiperhidrosis en la frente.
  • Ondas dieléctricas: Un novedoso tratamiento que consiste en aplicar altas dosis de calor en diferentes niveles de profundidad de la piel, en los que se e
    tratamiento hiperhidrosis ondas dielectricas

    Tratamiento hiperhidrosis con ondas dieléctricas

    ncuentran las glándulas sudoríparas ecrinas y apocrinas, para desactivarlas y detener la generación de líquido, causante del sudor y del mal olor.

  • La oxibutinina: Normalmente prescrita para tratar la neuresis (hacerse pis en al cama), los tratamientos orales con oxibutinina, como e Ditropan, funcionan contra la hiperhidrosis generalizada. La molécula bloquea la sudoración y se puede tomar como complemento en tratamientos localizados.

Antes de recurrir a la cirugía, el paciente víctima de la hiperhidrosis debe armarse de paciencia y probar diferentes tratamientos para encontrar el que le conviene.

¿Es eficaz la cirugía para tratar la hiperhidrosis?

Existen dos tipos de intervenciones quirúrgicas que permiten tratar el problema de raíz pero pueden generar complicaciones más molestas.

  1. La extracción de las glándulas sudoriparas axilares: Esta operación consiste en quitar una zona de piel bajo la axila. Puede haber complicaciones pero son poco habituales. El resultado es definitivo pero tendremos una hermosa cicatriz para toda la vida.
  2. Simpatectomía torácica endoscópica: Es el último recurso en caso de hiperhidrosis palmar o plantar grave. Es una operación que se realiza con anestesia general cuyo objetivo es destruir los ganglios simpáticos que intervienen en la producción de sudor. Es irreversible y tiene efectos secundarios molestos, en particular una hiperhidrosis compensatoria generalizada (sudoración en espalda, cara y torax) en la mayoría de los pacientes. Esta operación se practicó mucho en el pasado, hoy en día se recurre mucho menos a ella, ya que aunque la hiperhidrosis compensatoria es normalmente moderada, puede ser más molesta que la transpiración que ha motivado la operación.

¿Sudor es igual a olor?

Antes de terminar me gustaría aclarar este tema. Las personas que sudan abundantemente no huelen peor. Existen dos tipos de glándulas sudoríparas: las ecrinas y apocrinas. Estas últimas son las responsables del olor.

El sudor producido por las glándulas apocrinas es inodoro. Es bajo la acción bacteriana que algunos de sus compuestos de nitrógeno se transforman en sustancias malolientes. En caso de sudoración excesiva en las axilas, el sudor ecrino lava constantemente el sudor apocrino, sin dar casi oportunidad a las bacterias a reaccionar.

Si padeces sudor excesivo o simplemente ahora que ha llegado el verano te incomoda el sudor, en Instimed tenemos la solución a tu problema de sudoración.

Dra. Petra Navarro, directora médica de Instimed

Dra. Petra Navarro, directora médica de Instimed

Comentarios sobre Hiperhidrosis, como combatir la sudoración excesiva

  1. johanna

    Gracias por la información ¿será muy doloroso el tratamiento? ¿si será efectivo el tratamiento? tengo una cita para realizarmelo en una semana en http://www.vidamaxmc.com y tengo demasiado miedo, no paro de investigar sobre el tema y de preguntar porque estoy demasiado nerviosa

    Reply

Responder a johanna Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *