Micronutrición o ritmonutrición, un paso más en la nutrición médica

Aunque la micronutrición, también conocida como ritmonutrición o crononutrición, es una disciplina relativamente nueva dentro de la nutrición que esta empezando a despegar en España, aunque en países como en Francia o Estados Unidos llevan tiempo aplicándose con unos muy buenos resultados.

La industria farmacéutica ha desarrollado medicamentos muy eficaces para tratar síntomas o enfermedades en curso: antibióticos, antiinflamatorios, antidepresivos… son “antitodo” que ciertamente son activos pero que no participan en la regular las perturbaciones fisiológicas. El organismo no se defiende exclusivamente con “anti” sino también con “pro”. La micronutrición permite responder a los factores de estrés a los que el organismo esta sometido permanentemente.

Numerosos estudios han demostrado el impacto de los micronutrientes (vitaminas, minerales, oligoelementos, antioxidantes, aminoácidos) en nuestra salud.

Los alimentos que ingerimos diariamente nos aportan;

  • Macronutrientes: que nos proporcionan energía en forma de calorías necesarias para el organismo: lípidos, glúcidos y proteínas.
  • Micronutrientes, que no aportan energía pero cuya presencia es fundamental e indispensable para todas las reacciones químicas de nuestro organismo, para el funcionamiento general de todos nuestros órganos. Son las vitaminas, minerales, oligoelementos, ácidos grasos esenciales y también los flavonoides, aminoácidos y aminoácidos.

Estos micronutrientes se suelen aportar al organismo en cantidades suficientes siempre y cuando haya una alimentación variada, equilibrada y de calidad. Pero existen diferentes factores que producen su déficit: mala alimentación, problemas de absorción y asimilación, alimentos pobres en estos micronutrientes debido a los métodos de cultivo intensivo, recolecta antes de madurar… y también existen ciertas situaciones que dan lugar a problemas de tránsito: embarazo, repetición de dietas, periodo de convalecencia o de sobreesfuerzo, tras ejercicios deportivos de alto nivel…

La micronutrición permite abordar el problema del paciente desde todos los puntos de vista posibles, con el fin de definir el programa nutricional más óptimo.

La micronutrición permite abordar el problema del paciente desde todos los puntos de vista posibles, con el fin de definir el programa nutricional más óptimo.

La micronutrición parte de la premisa de que cada persona es única: no tenemos ni el mismo metabolismo ni las mismas necesidades. Hay que partir del individuo y de su estado de salud y, no solamente de su alimentación. Es importante adaptar la alimentación del individuo a su perfil personal. Una alimentación, incluso equilibrada, puede no estar adaptada a las necesidades específicas de la persona.

¿En qué se aplica la micronutrición?

La micronutrición se puede aplicar en numerosas situaciones, a modo de muestra algunas pueden ser:

  • Problemas de funcionamiento digestivo: asimilación de alimentos, buen tránsito digestivo, alergias, intolerancias, problemas de permeabilidad intestinal.
  • Prevención del sobrepeso, el acompañamiento del tratamiento del sobrepeso y sus posibles complicaciones cardio-metabólicas.
  • Cambios de humor y trastorno de sueño, trastornos alimenticios, dejar de fumar.
  • Alimentación saludable: como adaptar la alimentación para su bienestar cotidiano y su salud a largo plazo.
  • Lucha contra el envejecimiento y las enfermedades degenerativas.
  • Nutrición deportiva: optimización de los resultados deportivos, tolerancia al entrenamiento y la recuperación.
  • Prevención de enfermedades cardio-vasculares y del síndrome metabólico.
  • Nutrición preventiva de la osteoporosis

Micronutrición: perder peso de forma inteligente

No siempre se engorda por comer demasiado, sino porque comer mal. En algunos casos, subsanando las carencias alimenticias reequilibramos el metabolismo y logramos la pérdida de peso.

Nuestra alimentación normalmente es pobre en vitaminas, oligoelementos y ácidos grasos y son estas carencias las que crean desequilibrios e indirectamente nos hacen engordar. Por ejemplo:

  • Hay estudios que han establecido una relación directa entre la falta de magnesio y obesidad abdominal y, entre el déficit de omega 3 y ganar peso.
  • Un déficit de hierro produce fatiga lo que puede incitar a picotear… y por ello hacernos engordar.
  • Un déficit de serotonina (hormona resultado de la transformación de triptófano, que se encuentra en los productos de origen animal, el chocolate, las legumbres, el arroz, el plátano, etc.) dan lugar a irritabilidad y unas ganas irresistibles de azúcar al final del día. Es decir, si estáis deseosos de chocolate o de galletas a partir de las 17h no es porque seáis golosos o no tengáis fuerza de voluntad, sino porque sufrís de déficit de serotonina
Es importante abordar el problema del paciente desde todos los puntos de vista posibles, con el fin de definir la dieta más óptima.

Es importante abordar el problema del paciente desde todos los puntos de vista posibles, con el fin de definir la dieta más óptima.

Comentarios sobre Micronutrición o ritmonutrición, un paso más en la nutrición médica

  1. ralph lauren enfant

    I much like the precious information you provide you with as part of your articles.I’ll bookmark your weblog and take a look at once again below continually.I’m quite guaranteed I’ll learn considerably of new things suitable here! Great luck to the next!

    Reply
  2. Pingback: 22 consejos para adelgazar después del verano | Blog Instimed

Responder a ralph lauren enfant Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *