Minilift para rejuvenecer los pómulos y el óvalo facial

Un minilift, también llamado lifting S, Quick Minilift o Week-end facelift, refuerza y corrige, principalmente, las pómulos y el óvalo facial (la zona de la mandíbula). La recuperación es rápida, con una mínima inflamación y efectos secundarios.

El término “mini” del minilift hace referencia a la “minicicatriz” y “mini periodo de convalecencia” de este tipo de facelift. La intervención se puede realizar con anestesia local o sedación (sueño artificial). Tras un minilifit, el paciente permanece de forma ambulatoria en la clínica y luego vuelve a su casa, ese mismo día. Y a los pocos días, ya puede retomar su actividad cotidiana.

Un minilift tiene un efecto permanente

Un minilift tiene unos efectos para toda la vida. El minilift no para el proceso de envejecimiento pero, dentro de 10 años, el paciente tendrá mejor aspecto que el que tendría si no se hubiera realizado el minilift.

Ventajas del minilift

Un minilift es el tratamiento por perfecto para todas aquellas personas que aún no se ha sometido a un facelift MACS, un WELLNESS Lift o un lifting SMAS completo de la cara y del cuello, pero que no desean esperar a tener la piel peor.

Un minilift trata los tejidos caídos de los pómulos y la papada, que suelen ser los primeros y más molestos signos del envejecimiento facial. Las arrugas a los lados de  boca (sonrisa de marioneta) también pueden ser corregidos con inyecciones de relleno.

El efecto de un minilift depende fundamentalmente de la rigidez de los tejidos faciales. Si el tejido, la piel, los músculos, la grasa, el tejido conjuntivo están muy lacios, entonces puede ser necesario un lifting más elaborado de la cara y del cueño para obtener un mejor resultado.

Facelift moderno

Minilift, un resultado estético y natural

El facelift moderno proporciona un resultado natural y rejuvenecedor, ya que la retracción de los tejidos de la cara se realiza verticalmente, contrariamente a la tracción horizontal de ciertas técnicas más antiguas de facelift, que daban lugar un aplanamiento  de la cara.

La tensión ejercida sobre la piel y los tejidos sub-cutáneos se realiza en sentido vertical  y no horizontal, anulando el riesgo de aspecto “demasiado estirado”. El rejuvenecimiento es totalmente natural. Luego se puede complementar con tratamientos medico-estéticos para mejorar y prolongar los resultados.

Dr. Carlos Navarro, cirujano plástico Instimed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *