Nutrición: 5 consejos para no engordar en verano

Durante las vacaciones nos relajamos, y ese relajo suele afectar también a la alimentación: que si un helado, que si las tapitas con la cerveza en el chiringuito, las patatitas en la playa a media mañana, etc. Por eso, queremos daros unos consejos para no engordar en verano.

Consejos para no engordar en verano

1. Un aperitivo light para el verano

Los pequeños placeres alimenticios de los que nos gusta disfrutar en verano son necesarios para desconectar, pero a veces, pueden afectar seriamente a nuestro peso si no llevamos cuidado. La primera trampa a evitar para no engordar en verano es el aperitivo. No estamos diciendo que tengamos que eliminar la cervecita o el vinito, pero si eliminar de la mesa o de la toalla, “alimentos trampa”: patatas fritas, cacahuetes, almendras, aceitunas, galletas saladas…

Entonces ¿qué podemos poner en su lugar? Para no ganar peso durante las vacaciones, sustituir los “alimentos trampa” por verduras, tomates, cerezas, sandía, pepino con salsa de queso blanco. También podéis preparar pequeñas brochetas con gambas, son menos calóricas. Y si es posible, sustituir las tapas por tostadas de caviar de tomate o de huevos de pescado (falso caviar) o por chicharrones. Y en lugar de salchichón o chorizo, tomar jamón serrano, es menos graso.

2. Las bebidas para no engordar en verano

Para no ganar kilos durante las vacaciones ¿hay que dejar tomar el vinito blanco o el rosado fresquito? No necesariamente. Primero hablemos de los refrescos. Cuidado con beber zumos como si fueran agua, incluso si son 100% puro zumo de fruta. Un vaso de zumo puede contener hasta 7 terrones de azúcar!! Si nos apetece un zumo, intentar optar por un zumo de tomate o un refresco light.

Con respecto a las bebidas alcohólicas, evitad los cócteles y los vinos dulces. Y para limitar al máximo los efectos en nuestro peso y disfrutar al máximo del aperitivo, intentar poner, sistemáticamente, uno o dos hielos en vuestro vaso para diluir la bebida y ralentizar el ritmo. Y si tenéis que elegir, las cervezas suaves aportan menos calorías.

Pero lo mejor es intentar evitar las bebidas alcohólicas y los refrescos, que no aportan ningún nutriente (en la mayoría de los casos) y muchas calorías vacías. Y mucha agua, agua y agua.

El agua es la bebida perfecta para no trastocar excesivamente nuestro peso en verano. Intentar llevar siempre encima, en la bolsa de playa o mochila, una botella de agua para no caer en la tentackón de comprar una cerveza o un refresco.

3. Hacer picnic sin engordar

El picnic es uno de los grandes peligros del verano. Pero podemos aligerarlo. Por ejemplo, al preparar los sándwiches, intentar utilizar barra de pan normal o integral en lugar de pan de miga (pan bimbo). En las ensaladas, sustituir las  aceitunas negras, queso, beicon y nueces, por huevo duro, pepino, pescado, jamón o pollo.

Para las barbacoas estivales, mejor las chuletas y costillas de ternera o pollo, en lugar de cualquier tipo de salchicha, morcilla o derivado del cerco, que es muy graso. Y cuando llega el momento del postre ¿Qué puedo tomar sin tener cargo de conciencia? Dos bolas de helado siempre serán mejor para nuestra línea que una mousse de chocolate o una crema catalana. Siempre y cuando no lo acompañéis de pepitas de chocolate, caramelo, galleta, nueces, etc. También podéis optar por un sorbete, que no es demasiado calórico.

La fruta también es una buena forma de finalizar una comida a condición de limitar los plátanos, las cerezas y las uvas que son muy azucaradas. Mejor piña, pomelo melón o fresas.

4. Moverse más

Normalmente, si tenemos un trabajo sedentario, durante las vacaciones solemos estar más activos. Esto hace que tengamos un mayor consumo de energía ya que nos movemos más, quemamos más calorías y eso ayuda a no engordar y a mantener el peso.

Por el contrario,  los que tienen que tener cuidado son las personas que tiene un trabajo activo, ya que el hecho de estar en vacaciones no les ayudará a mantener el peso ya que tienen un gasto energético similar o menor que cuando trabajan.

Lo mejor para no engordar durante las vacaciones es estar activos. Esto no quiere decir necesariamente ir a entrenarse al gimnasio, si no de moverse limpiando la casa, reparando cosas, haciendo jardinería, jugando con los niños, o haciendo ejercicio más regularmente, ahora que tenéis más tiempo.

5. Cuidado con los restaurantes

Para algunas personas, las vacaciones son sinónimo de comer fuera de casa, encargar comida, fast food, etc. porque han estado todo el año cocinando y preocupados de que comer y aprovechan las vacaciones para darse un respiro.

Hay que tener cuidado, ya que si tiramos muy a menudo de restaurante, comida rápida, y platos precocinados, acabaremos engordando.

Conclusión

Mejor prevenir que encontrarse con 5 kilos de más en septiembre, y entonces, tendréis que hacer el doble de esfuerzo para eliminar los kilos de las vacaciones, o venir a Instimed y hacer nuestra dieta libre, con la podréis quitaros hasta 8 kilos en un mes sin pasar hambre, sin dejar de comer lo que os gusta, sin contar calorías y sin pesar alimentos.

Dra. Sanchez-Albornoz, medico especialista en nutrición

Dra. Sanchez-Albornoz, medico especialista en nutrición

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *