Un cuidado de la piel para cada edad

Con el paso de los años la piel va cambiando. La superficie cutánea se modifica paulatinamente debido a los cambios que se producen en las capas internas. La función barrera se hace más débil, el intercambio de oxígeno en las células se enlentece, se altera la producción de melanina, la epidermis pierde humedad y disminuye la elasticidad.

  Diferentes cuidados de la piel según la edad

  • La piel joven suele tener un aspecto luminoso, terso, elástico y suave. Todos los mecanismos de renovación celular, de intercambio de nutrientes y de síntesis de proteínas funcionan correctamente, de ahí que el aspecto de la piel sea tan bueno.
  • Entre los 30 y 40 años la piel empieza a cambiar. Los signos de envejecimiento comienza a hacerse visibles cuando poco tiempo antes eran imperceptibles. Aparecen las arrugas de expresión alrededor de los ojos y de la boca, en la frente, algunas manchas de hiperpigmentación y una menor sensación de hidratación en la piel del cuerpo y de la cara.
  • En la edad madura debe intensificarse el cuidado de la piel ya que los signos de envejecimiento se acentúan y es cuando suelen aflorar las consecuencias de un mal cuidado de la piel durante los años anteriores.

Pero la edad no es el único factor a tener en cuenta, los factores externos son determinantes pues vemos con claridad que en zonas no expuestas al ambiente los signos del envejecimiento no se detectan hasta edades más avanzadas.

Cambios en la piel con la edad

De forma general podemos decir que una piel joven tendrá mejor aspecto que una piel madura, pero también existen casos de pieles jóvenes muy dañadas, con un aspecto de piel más adulta y pieles maduras bien cuidadas, que tiene el aspecto de una edad menor a la que le corresponde. Este último caso se da cada vez con mayor frecuencia, ya que el cuidado de la piel está cada vez más extendido no sólo entre mujeres, también entre los hombres.

Los principales cambios que sufre la piel con la edad son:

  • La aparición de las arrugas como signo principal.
  • Las glándulas sebáceas y sudoríparas disminuyen la producción de secreciones que forman el manto hidrolipídico que recubre la epidermis, disminuye así la protección y se produce una importante pérdida de hidratación.
  • La disminución de la protección vuelve a la piel más reactiva, más sensible antes sustancias nocivas, cambios de temperatura, radiaciones solares, etc.
  • Se acumulan células muertas sobre la piel, aumentando su espesor, eliminando la luminosidad.
  • La pigmentación se altera y aparecen pequeñas manchas y puntos negros.
  • La producción de colágeno y otras proteinas que hacen de soporte disminuye, sobre todo tras la menopausia, y la piel pierde turgencia y se vuelve flácida.

Factores exógenos que afectan a la piel

Si a las causas que vienen determinadas por el paso de los años le unimos los factores exógenos, el envejecimiento se acelera y se produce el conocido envejecimiento prematuro de la piel.

Lo primero que se ve son los signos derivados de la agresión a la piel a lo largo del tiempo por los factores ambientales que actúan y cuyos afectos son acumulativos. Así, la radiación del sol, los cambios de condiciones ambientales, el tabaco, el alcohol y el tipo de piel se suman para la aparición de estos signos de forma acusada en personas de piel clara, zonas descubiertas de la piel como de la cara, manos, antebrazos, etc., y en personas que viven en países con luz solar más intensa, como es el nuestro.

Cuando la radiación solar, causante del 80% del envejecimiento prematuro, es intensa y la persona además tiene la piel clara se producen daños degenerativos que las propias defensas de la piel no pueden reparar. Este es uno de los ejemplos más claros y frecuentes de piel envejecida prematuramente, dando lugar a arrugas y manchas oscuras.

Cuidados básicos para la piel madura

El rostro es el área de nuestra piel más visible junto con las manos. Al comenzar la edad madura es cuando, tanto hombres como mujeres, deben intensificar el cuidado de su piel. Este mayor cuidado debe centrarse no sólo en la hidratación, sino también en la limpieza, en la exfoliación y la bioestimulación para mejorar la regeneración.

  • Limpieza: es importante realizar una limpieza por la mañana para eliminar las secreciones de la noche y por la noche para eliminar los restos de maquillaje, polución, toxinas y el exceso de grasa. Se puede complementar esta limpieza con un tónico que ayude a cerrar los poros, regular la secreción de grasa y los brillos sobre todo en pieles grasas y mixtas.
  • Bioestimulación con plasma (PRP): La bioestimulación con Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o Self Regenerin’ es una técnica de medicina estética que permite mejorar la vitalidad de los tejidos y reconstituir el volumen. Su particularidad radica en que utiliza un producto autólogo, es decir, un producto en el que el propio paciente es donante y receptor: sus plaquetas.
  • El peeling químico y mecánico: se aplica de manera frecuente cuanto más madura se la piel. El exfoliante elimina las células muertas depositadas sobre la piel de manera que conseguimos estimular la renovación celular que con la edad se vuelve más lenta.
  • Radiofrecuencia: consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas que rejuvenecen el aspecto facial mediante la corrección de la flacidez. La radiofrecuencia mejora notable la textura, el tono y la laxitud de la piel (efecto lifting).
  • Mesoterapia: técnica basada en microinyecciones indoloras en la zona a tratar (cara, cuello, escote o manos) que permiten una hidratación profunda, una disminución de la flacidez cutánea.
  • Hidratantes y tratamientos: las emulsiones hidratantes tendrán una composición que compense las deficiencias de hidratación de la piel madura. Su textura debe ser rica cuando la piel tenga déficit de grasa, algo habitual en mujeres tras la menopausia o, con base no grasa para pieles grasas o mixtas. Las hidratantes para uso durante el día es conveniente que lleven filtros solares que protejan del solar, pues como hemos indicado anteriormente la radiación solar es un factor que propicia el envejecimiento. Además, las distintas fórmulas pueden incluir ingredientes reafirmantes, regeneradores y nutritivos que generan una piel más lisa, sana, elástica y sedosa. Para las noches elegiremos fórmulas reafirmantes que estimulen la síntesis de colágeno y elastina, proteínas que sostienen la estructura de la piel y con ingredientes regeneradores como las vitaminas A y C o el resveratrol. Estas propiedades contribuyen a reducir las arrugas más profundas. De todas formas, hay que tener claro que una hidratante o un producto cosmético ayudan a optimizar o reforzar los resultados de los tratamientos medico-estéticos pero nunca se podrá lograr los mismos resultados.
  • Contorno de ojos: los ojos son los primeros en reflejar el cansancio, el estrés y el envejecimiento a través de arrugas, las bolsas y las ojeras. A parte de cosmetología específica para dicha zona, que suelen contener sustancias tensoras, drenantes y reafirmantes, como la cafeína, la manteca de karité o la alantoína, que borran los signos de fatiga y previenen el envejecimiento prematuro, existen tratamiento medico-estéticos como la bioestimulación con plasma o la lipotransferencia con plaquetas que ofrecen muy buenos resultados.
  • Labios: con el paso de los años, suelen las arrugas peribucales también conocidas como “código de barras” o los “labios de tortuga” y la mucosa del labio superior y/o inferior (es decir la parte “rosa”) se van reduciendo y perdiendo volumen. La medicina estética a través de la infiltración de diferentes tipos de relleno, dependiendo del estado de los labios (ácido hialurónico, colágeno o hidroxiapatita cálcica), el botox y el peeling son unas buenas alternativas para tratar el envejecimiento del labio.

Comentarios sobre Un cuidado de la piel para cada edad

  1. Spas medellin

    Que buen artículo, la mayoría de las veces pensamos en cuidar nuestra piel cuando tenemos cierta edad, lo verdaderamente importante es empezar a cuidarnos al piel desde temprana para prevenir que en un futuro nos salgan manchas o demasiadas arrugas. Por esto una limpieza facial diaria es importante y usar un bloqueador de los rayos del sol.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *