Logotipo INSTIMED

llámanos 910 100 151
TRATAMIENTOS   |   BLOG   |   CONTACTO

Los límites de la cirugía estética

Por definición la cirugía estética no es urgente, ni obligatoria y está destinada a personas sanas.

La cirugía estética como toda cirugía puede estar sujeta a riesgos. Toda intervención debe reflexionarse con madurez. La elección del cirujano plástico que va a realizar la intervención y de la clínica son fundamentales.

El cuerpo tiene sus límites, la cirugía estética también.

Cirugía estética. La importancia de unas indicaciones bien planteadas

El simple deseo de modificar la apariencia, de la cara o de la silueta, no puede justificar por si sólo una intervención. La cirugía estética no es un acto trivial de cosmetología. Muchos medios sensacionalistas presentan la cirugía estética como un medio “sobrenatural” de modificar cualquier parte del cuerpo o de la cara, pero esa imagen preconcebida de la cirugía estética suele estar distorsionada, o bien, procede de pacientes con peticiones patológicas. El deseo de un paciente de satisfacer los deseos de su pareja o la búsqueda de una modificación inhabitual, como por ejemplo un aumento de pecho desproporcionado, debe ser motivo de prudencia por parte del cirujano.

La intervención sólo tiene éxito si existen verdaderos argumentos anatómicos y si es beneficioso para el operado en el largo plazo (no para satisfacer un capricho temporal).

Un resultado subjetivo de la cirugía estética

Un cirujano plástico no es Dios y no puede dar exactamente la misma nariz que la foto de la revista que trae el paciente. Incluso si el cirujano elegido posee un sentido plástico riguroso, el resultado de una intervención será siempre a la vez objetivo y subjetivo desde el punto de vista de la percepción.

La mejora del aspecto físico tras la intervención es juzgada por el operado y también por su entorno. Incluso si existen criterios objetivos definidos por la medicina, la belleza difiere según la percepción subjetiva del propio individuo. Una percepción variable según la influencia cultural, y del entorno personal. La cirugía plástica y estética es por ello una disciplina muy ambiciosa, que propone la mejora de una malformación o de una desgracia con un resultado lo más cercano posible del proyecto definido por el paciente y el cirujano durante la consulta médica.

A veces es necesario un seguimiento psicológico

Cuando el deseo de intervención está asociado a problemas psicológicos o neuróticos reales, como depresiones profundas o trastorno dismórfico corporal (TDC), puede ser necesaria una psicoterapia. En ningún caso, la intervención debe conducir a perturbaciones psicológicas El cirujano plástico debe diferenciar entre una desgracia real una desgracia percibida. A veces, la solicitud de una intervención es confusa y con falta de claridad porque la persona tiene una imagen errónea de sí misma. En estos casos, el cirujano debe renunciar a realizar la intervención y aconsejar al paciente de pedir asesoramiento psicológico.

El cirujano plástico debe saber decir NO

Doctor and patient.

Un cirujano plástico competente no tiene por qué decir siempre si a todas las solicitudes de cirugía estética. Su negativa a operar puede deberse a diferentes motivos.

El cirujano plástico debe asegurarse que cada solicitud de cirugía estética está bien fundamentada, de la presencia de verdaderas necesidades anatómicas y de la ausencia de contraindicaciones a la operación.

A menudo, el médico el realizar una operación de cirugía estética porque entiende que no aportará ninguna satisfacción al paciente. De hecho, este tipo de intervención sólo puede ser eficaz si el cirujano plástico y el paciente llegan a un entendimiento mutuo durante la primera consulta médica.

Punto fundamental: la correcta comprensión por parte del paciente del resultado que se puede obtener. Es por ello que el médico debe dedicar su tiempo a explicar los resultados y sus límites antes de la intervención.

El volumen de las prótesis mamarias debe ser elegido en adecuación a la morfología de la paciente. La primera consulta es fundamental para el correcto entendimiento entre la paciente y su cirujano plástica, y para garantizar un resultado satisfactorio.

Afortunadamente, en el caso de los implantes mamarios, el volumen solicitado por la paciente puede ser simulado gracias al simulador pectoral, y ha supuesto una enorme tranquilidad para las pacientes.

La consulta tiene como objetivo tranquilizar al paciente y responder a todas sus preguntas. Para el cirujano, la consulta debe servir para objetivar los signos clínicos, es decir, para asegurar la presencia de verdaderos elementos anatómicos que corregir; estos elementos deben hacer inclinar la balanza (relación beneficios/riesgos de la intervención) hacia el lado correcto para poder decir SI a la intervención.

En caso de duda, lo tengo claro, es mejor renunciar a la intervención y no correr con riesgo de la propia intervención y de la decepción del paciente.

También, en el caso de que el potencial paciente tenga antecedentes o problemas de salud graves (contraindicaciones), prefiero no correr riesgos y rechazar una intervención que podría poner en peligro la vida de mi paciente.

Cuando estimo por mi experiencia (ya son más de 20 años ejerciendo como cirujano plástico) que la persona que tengo enfrente en mi consulta no tiene las capacidades psicológicas para poder conllevar adecuadamente las modificaciones mentales y psicológicas inducidas por la intervención de cirugía plástica, prefiero decir que no.

Y no olvidemos que los menores de edad no pueden realizarse una operación de cirugía estética sin el consentimiento de sus padres o tutores legales. Y sin ello el cirujano jamás podrá operar.

Conclusión

Una intervención ha sido exitosa cuando la malformación ha sido reparada y cuando la desgracia ha sido corregida, pero sobretodo, cuando la persona operada recuperar un bienestar físico y psicológico.

El cirujano plástico debe conciliar precisión y habilidad técnica, sentido artístico y tacto psicológico. Debe reconstruir la belleza y la naturalidad sin pretender alcanzar los cánones sobrenaturales o imposibles; la buena cirugía estética se realizará siempre en un ambiente de seguridad, si las indicaciones han sido oportunas y justificadas.

Foto de tecnología creado por nensuria – www.freepik.es
Foto de tarjeta creado por ijeab – www.freepik.es

AHORA primera consulta
y valoración médica

GRATIS