Logotipo INSTIMED

llámanos 910 100 151
TRATAMIENTOS   |   BLOG   |   CONTACTO

Elígete a tí, elige instimed

AHORA primera consulta
y valoración médica

GRATIS

TRATAMIENTO VASCULAR SIN CIRUGÍA

Las varices no son un problema puramente estético, son también una patología seria que no hay que subestimar ya que deteriora considerablemente la calidad de vida de quien las sufren: calambres nocturnos, sensación de pesadez, adormecimiento, ardor, picazón, hinchazón de pies y tobillos.

VENTAJAS DEL TRATAMIENTO DE VARICES SIN CIRUGÍA

  • El procedimiento es apto para cualquier tipo de variz y de cualquier tamaño.
  • No requiere ningun tipo de cirugia.
  • No requiere baja laboral.
  • Es totalmente ambulatorio.
  • Puede volver inmediatamente a su vida normal.

COMENTARIOS DE NUESTROS PACIENTES

CÓMO PROCEDEMOS

Lo primero que hay que hacer, es analizar el origen del problema antes de tratarlo. Es decir, estudiar si las varices que tiene un paciente son un problema puramente estético o también médico. Eso se detecta haciendo un examen ecográfico con ayuda del Eco-Doppler Venoso en la zona a tratar.

Una vez conocido el origen del problema vascular, el medico aplica el tratamiento mas adecuado:

• La esclerosis. Consiste en la aplicación directa de una sustancia esclerosante, que provoca la anulación funcional de la variz, provocando su desaparición. Es un proceso sencillo que representa en la actualidad la alternativa más resolutiva y menos agresiva para el tratamiento de este tipo de problemas. Esta técnica se realiza de forma ambulatoria, sin cirugía, sin anestesia y sin cicatrices.

• Método FIVE (Fibrosis Venosa). Reservada para las venas de mayor tamaño es la versión actualizada y más sofisticada del tratamiento con microespuma esclerosante para varices. Este método resuelve las varices sin extraerlas. Las elimina, fibrosándolas, y permite que el organismo las metabolice y las haga desaparecer.

• La aplicación del láser (fotoesclerosis). El láser (fotoesclerosis) especialmente diseñado para las varices, actúa sin riesgo y con gran efectividad. Trata las lesiones de forma muy precisa, de tal forma que el tejido sano de alrededor de la variz no resulta dañado. El láser viaja a través de la piel, sin afectarla, y se dirige a la sangre de la vena varicosa para coagularla. Con el tiempo, el cuerpo reabsorbe el coágulo y ésta desaparece.