Carboxiterapia: un tratamiento de eficacia demostrada

No es un tratamiento innovador pero la carboxiterapia tiene a su favor algo mucho más conveniente que la novedad: la eficiencia. Sus beneficios son espectaculares: mejora la calidad de la piel devolviéndole firmeza y luminosidad y dejándola mejor preparada para optimizar el resultado de otros tratamientos faciales. Y no sólo el rostro, ya que a nivel corporal también tiene efectos notables: ayuda a disolver la grasa y contribuye a reafirmar la piel. La doctora Gilene Duran, una enamorada de esta técnica nos descubre sus secretos.

Historia de la carboxiterapia

Puede parecer increíble, pero en la edad media ya se conocía este fenómeno. Aunque sus usos estéticos no se descubrieron ni se probaron hasta mucho más tarde, en aquel tiempo sí que se aprovechaban las denominadas fumarolas de CO2 con gas emanado del interior de la tierra. Ese gas tenía “poderes curativos”, sobre todo como vasodilatadores vasculares. Pero no será hasta los años 40 del siglo XX cuando se inicia su aplicación subcutánea en la estación termal de Royat (Francia) para tratar ulceraciones de la piel y problemas de origen vascular. Este instituto fue inaugurado en junio de 1946 y ahora, con más de 60 años, cuenta con estudios y publicaciones científicas que respaldan la aplicación CO2 en tratamientos médicos.

Más adelante, en los años 90, es cuando se extiende su utilización con fines médico-estéticos. El término carboxiterapia fue inventado, de hecho, en 1995 por Luigi Parassoni durante el XVI Encuentro Nacional de Medicina Estética de Roma. Tanto el Instituto de Investigación Cardiovascular de Royat, como la Escuela Médica de la Universidad de Siena (Italia), son los dos grupos científicos líderes en la aplicación y el estudio de estos tratamientos.
La celulitis, la flacidez cutánea, la alopecia, las ojeras, la mala circulación, la falta de tonicidad en la piel, etc. habían encontrado a su enemigo público número 1.

¿Qué es la carboxiterapia?

  • La carboxiterapia es un tratamiento médico, mínimamente invasivo y seguro, que consiste en la aplicación de CO2 (dióxido de carbono) medicinal a nivel subcutáneo mediante micro inyecciones.
  • Uno de los efectos más estudiados de la carboxiterapia es la estimulación de la microcirculación sanguínea, favoreciendo la llegada de oxígeno y nutrientes a la zona de aplicación.

¿Cómo actúa la carboxiterapia?

  • Cuando el gas va penetrando en la piel se produce una distensión que obliga a la liberación de sustancias (óxido nítrico, bradicinina, histamina, serotonina, etc.) muy activas a nivel vascular. Esto produce que los vasos se dilaten y aumenten la permeabilidad capilar. Es decir, aumenta el flujo sanguíneo, lo que proporciona un mayor aporte de oxígeno y nutrientes a la piel.
  • Por otro lado, la utilización de CO2 aumenta el conocido con “Efecto Bohr” (intercambio de CO2 por oxígeno). La hemoglobina que transporta los glóbulos rojos posee una mayor afinidad por el CO2 que por el O2 (oxígeno); al haber más CO2 en la piel, como consecuencia de la micro inyección, la hemoglobina va a captarlo y pasa a ocupar el lugar del oxígeno que queda libre para su utilización por los tejidos: aumenta la oxigenación tisular. Resultado: una piel de aspecto más joven, terso y radiante.

Beneficios de la carboxiterapia en la cara

  • LUMINOSIDAD: Se produce un estímulo de la microcirculación en la zona de aplicación y esto se traduce en un aumento de la llegada de nutrientes y agua y en un aumento de la oxigenación de la piel tratada. Como respuesta, al piel se vuelve tersa y luminosa. Además, parece ser que la aplicación de CO2 es capaz de estimular la formación de sustancias antioxidantes, lo que contribuiría aún más al rejuvenecimiento.
  • FIRMEZA: Estimula a los fibroblastos y éstos aumentan la producción de colágeno y elastinacarboxiterapia facial. Este efecto produce un efecto “relleno” y una mejoría de la elasticidad de la piel, con la consiguiente disminución de las arrugas y, además, un claro efecto tensor con una mejora de la flacidez.
  • REJUVENECIMIENTO: El resultado final de todo ello es que las patas de gallo, los surcos nasogenianos, etc. se atenúan, se remodelan los contornos faciales, la piel recupera luminosidad y el rostro rejuvenece.

 Beneficios de la carboxiterapia en el cuerpo

  • FIRMEZA: Debido a la estimulación de los fibroblastos se produce un consiguiente aumento de la producción de colágeno y elastina en absolutamente toda la superficie de la piel tratada.
  • TERSURA Y UNIFORMIDAD: Esto se hace evidente mediante un efecto tensor que reduce la flacidez de la piel, reduce las estrías y la apariencia de las cicatrices de todo tipo. Además, el CO2 estimula la producción de antioxidantes, logrando un rejuvenecimiento.
  • MÁS TONICIDAD y MENOS CELULITIS: El efecto de la carboxiterapia para estimular la lipólisis en los depósitos de grasa localizada es bien conocido: la grasa tiende a licuarse y resulta más fácil eliminarla por vías naturales. Por si fuera poco, la oxigenación de los tejidos redunda en una tonicidad paulatina que reafirma y “recoloca” las fibras en su lugar.

carboxiterapia corporal

¿Para qué se usa la carboxiterapia?

  • Tratamiento de la celulitis y grasa localizada.
  • Tratamiento pre y post liposucción para disminuir la fibrosis y adherencias.
  • Tratamiento para disminuir y mejorar las estrías.
  • Tratamiento de la piel con flacidez a causa de la edad, los embarazos, las dietas drásticas, el exceso de sol, etc.
  • Rejuvenecimiento facial: disminución de arrugas, reafirmación del óvalo facial, piel más tersa, etc.
  • Tratamiento ojeras.
  • Tratamiento papada.
  • Rejuvenecimiento cuello y escote.
  • Tratamiento para la mejora de cicatrices de acné.
  • Tratamiento para el rejuvenecimiento de la piel de rodillas y codos.
  • Tratamiento del fotoenvejecimiento de manos.
  • Tratamiento de la alopecia, al mejorar la circulación, se mejora el crecimiento del pelo.

 Conclusión

Es un  tratamiento unisex con resultados graduales, que se puede realizar a cualquier edad y en cualquier época de año. Es perfecto para quienes buscan un rejuvenecimiento “natural” o mejorar algunaa zona corporal con problemas de celulitis o acúmulos de grasa localizada.

No existe riesgo de alergia y es un tratamiento seguro y muy gratificante para el paciente a la vista de los satisfactorios resultados que se obtiene. El número de sesiones necesarias varía bastante dependiendo del estado inicial de la piel del paciente, de su edad, de su grado de fotoenvejecimiento, de la flacidez corporal, etc., pero normalmente suelen ser necesarias entre cinco y diez sesiones, espaciadas un par de semanas.

Dra. Gilene Duran, dermatóloga especialista en medicina estética

Dra. Gilene Duran, dermatóloga especialista en medicina estética

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *