Los refrescos light aumentan la grasa abdominal

Muchas veces, cuanto vamos a tomarnos un refresco, dudamos entre la versión clásica o la “light”, y al final nos decantándonos por esta última por que se supone que contiene menos azúcar y que por ello es mejor para la salud y nos ayuda a mantener la línea.

Y por otra lado, aunque muchos de nosotros sabemos que los refrescos son malos para la salud, los seguimos bebiendo por que su sabor nos gusta y estamos convencidos de que consumir de vez en cuando no puede ser muy malo para nuestra salud.

¡Pero todo eso es un gran error!. Si queréis conocer la verdad sobre los refrescos “light” y los riesgos que suponen para la salud, seguid leyendo.

Los refrescos light engordan

Los refrescos light no son tan ligeros

Un reciente estudio realizado por la Universidad de Texas ha revelado que los refrescos light no se diferencia del resto de bebidas gaseosas. Pero lo más sorprendente, es que provocan un aumento del contorno corporal (cintura) y de la grasa abdominal.

Este estudio, que duro nueve años, analizó los hábitos alimentarios de más de 900 personas de Estados Unidos, México y Europa, con unos resultados cuanto menos sorprendentes.

Las personas se dividieron en tres grupos de estudio :

  • Las que consumían refrescos light ocasionalmente (entre 1 y 3 vasos a la semana).
  • Los que consumían regularmente refrescos light (más de 5 basos a la semana).
  • Los que nunca consumían refrescos.

Las personas que bebían entre 2 y 3 vasos a la semana mostraron un aumento de 2,54 a 5 centímetros de cintura. Los que consumían de forma regular aumentaron entre 7,61 centímetros o más durante el periodo de estudio. Y finalmente, los que no consumían nada de refrescos, aumentaron entre 0 y 2 centímetros como máximo. Sus hábitos de vida eran bastante buenos y sólo ingerían el mínimo estricto de azúcar, sin incluir nunca los sustitutivos edulcorantes nocivos, presentes en la bebidas “lights”.

¿Qué conclusiones podemos sacar del estudio de los refrescos light?

    • Los refrescos light son muy calóricos.
    • Hay unan relación directa entre las bebidas gaseosas light y ciertas enfermedades graves como la diabetes, el infarto de miocardio y la obesidad.
    • Obviamente, el estilo de vida de las personas de las personas analizadas juega un papel importante en el aumento de peso. El consumo muy ocasional de bebidas light (2 latas al mes) apenas tiene consecuencias, y sobre todo, si la persona tiene un estilo de vida activo y controla el consumo de azúcar y grasa.
    • Sin embargo, las personas que consumen 4 latas a la semana (o más), que tienen un estilo de vida sedentario y dieta poco equilibrada, sufren un aumento de la grasa abdominal, que es un riesgo directo para su salud.

Los otros peligros de los refrescos light

Los edulcorantes

Las bebidas light contienen dosis muy elevadas de edulcorantes. Si consumimos de forma habitual, puede llegar a afectar al sentido del gusto, haciéndonos incapaces de percibir el sabor azucarado natural de las frutas.

Incremento del riesgo de diabetes de tipo 2

Si consumís una lata de refresco light al día, tenéis un 36% de riesgo suplementario de sufrir diabetes de tipo 2.

Según un estudio realizado por la Universidad de Minnesota, este tipo de bebidas aumentan la presión arterial, el colesterol malo y, como ya sabéis, la grasa que se acumula a nivel abdominal.

La falta de valor nutricional

Las bebidas gaseosas tienen un sabor muy agradable, y sobre todo muy apreciado durante los calores estivales. Sin embargo, no aportan ningún nutriente, ni vitaminas ni minerales. Contienen estimulantes que alteran algunas de nuestras funciones básicas y que aumentan nuestra sed, en lugar de satisfacerla.

A parte, existen una serie de características que valen tanto para los refrescos tradicionales como para los light.

  • Dolores de cabeza: Si sufrís migrañas y cefaleas con frecuencia, es muy importante evitar el consumir bebidas gaseosas, ya sean normales o light.
  • Daños en los dientes: Según un estudio  publicado en la revista “General Dentistry”, los refrescos aceleran la erosión dental y debilitan el esmalte. Estos efectos tan nefastos para nuestros dientes se debe al ácido cítrico que contienen.
  • Daños en los huesos: si sois mujer y empezáis a tener problemas óseos, tenéis que parar inmediatamente de consumir bebidas gaseosas. Los refrescos light contribuyen a desgastar la masa ósea, principalmente en las zona de las caderas.
  • Problemas cardiacos: El riesgo de problemas cardiovasculares ha aumentado debido a un incremento del consumo regular de refrescos. Este tipo de bebidas aumentan el colesterol malo y la hipertensión arterial.

los refrescos de cola malos para la salud

Conclusión sobre los refrescos light

Las bebidas gaseosas son malas para la salud. Y no os dejéis engañar por las supuestas virtudes de los refrescos light, ya que suponen un gran peligro para la salud.

Los refrescos light engordan. Si queréis mantener o bajar de peso, lo mejor que podéis hacer es no tomar refrescos y menos aún, refresco con el sello de “light”, porque en lugar de ayudaros a perder peso, aumentarán vuestra grasa abdominal.

Dr. Nicolau Mena

Endocrino, especialista en nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *