10 consejos prácticos para combatir la celulitis

Reconozcámoslo, la celulitis es el enemigo nº1 de nuestra silueta, y ahora que llega el verano, es un auténtico infierno, ¿o no?. La celulitis tiene la maldita manía de instalarse en nuestro cuerpo y no dejarnos nunca. Deporte, alimentación equilibrada y combatir el estrés son fundamentales para luchar eficazmente contra la celulitis. Os doy 10 recomendaciones para prevenir y combatir la celulitis.

Como combatir la celulitis Instimed

La celulitis es un problema que afecta a la cuasi totalidad de las mujeres, tanto delgadas como con sobrepeso u obesas.

Pero antes de meternos con los consejos, hablemos un poco sobre la celulitis.

¿Qué es exactamente la celulitis?

La celulitis es un problema que afecta a la cuasi totalidad de las mujeres, tanto delgadas como con sobrepeso u obesas. La celulitis es simplemente grasa. Tejido graso muy abundante en ciertas zonas (principalmente muslos, glúteos y caderas) que se “moviliza” con mucha dificultad, es decir, que no es fácil de deshacerse de ella, aunque se pierda peso. De hecho, podemos vaciar las células grasas (adipocitos) de su sobrecarga de grasa adelgazando, pero no podemos reducir su número, salvo a través de aparatología (LPG, presoterapia, radiofrecuencia),  la medicina estética con la mesoterapia o intralipoterapia (si los adipocitos son reducidos y muy localizados) o en el úlimo extremo, recurriendo a cirugía estética, la liposucción.

Que es la celulitis

Debido a factores alimenticios u hormonales, los adipocitos, cuyo número suele oscilar entre 20 y 25 mil millones, empiezan a hincharse y engordar. Almacenan las grasas (los lípidos) hasta un volumen crítico, y cuando no pueden almacenar más, empiezan a dividirse y a multiplicarse, a veces por 10, es decir ¡200 mil millones de adipocitos! Evidentemente, este volumen de células grasas aprisionadas y comprimidas en el tejido conjuntivo acaba deformando la epidermis dándole a la piel una apariencia de hoyuelos, más conocido como piel de naranja.

10 consejos para combatir la celulitis

1. Practicar una actividad física regularmente

Nunca los médicos insistiremos lo suficientemente: para prevenir la celulitis de forma eficaz hay que hacer deporte si o si. Practicar una actividad física es INDISPENSABLE si se quiere combatir la celulitis.

Hacer deporte permite aumentar la masa muscular, con lo que se incrementa el gasto energético del metabolismo basal durante todo el día, lo que permite quemar calorías incluso durmiendo. No solamente mejoraréis la silueta, sino que también, eliminaréis una buena parte de vuestra celulitis. Pero es importante decir, que 30 minutos de running dominical no basta, hay que practicar ejercicio de forma regular. Porque haciendo deporte, primero quemamos el azúcar (los glúcidos) y no la reserva de grasa. Hay que consumir al menos 300 calorías por sesión de deporte, entrenando al menos 30 a 45 minutos tres veces por semana. El esfuerzo merece la pena, ya que si la energía que consumís diariamente aumenta un 15% si practicáis una actividad física moderada, aumenta hasta un 30% con una actividad regular.

Si queréis mejorar la silueta en su conjunto, caminar no es suficiente. Hay que acompañarlo de actividades de resistencia, aeróbicas (natación, running, bicicleta) y actividadades de esfuerzo intenso, anaeróbicas (musculación, body pump, cross fit, etc.). Se puede acompañar de de un poco de gimnasia enfocada a tener un vientre plano o reducir un poco las cartucheras. Moverse más en el día a día también es una buena solución: subir las escaleras en lugar de coger el ascensor, bajarte una parada antes de tu destino, aparcar el coche y caminar un poco, etc. Todas las alternativas son buenas para poner en acción las partes de vuestro cuerpo donde queréis reducir la celulitis.

2. Beber, beber y beber

Por regla general, no bebemos suficiente agua. Es recomendable beber entre 1,5 y 2 litros al día. Con ello, favorecemos el drenaje y la eliminación de toxinas. Entre 8 y 12 vasos grandes de agua ayudan a eliminar los fluidos y los desechos producidos por el organismo. También podéis complementarlo con infusiones de plantas drenantes que tienen una acción diurética y que previenen la retención de agua (arándano, perejil, castaña de indias o el bucho). Además, sea cual sea el grado de celulitis que tengáis, una alimentación rica en vitaminas (C, E, A, K, B6) y en antioxidantes (selenio, flavonoides y zinc) permite drenar las células, mantener la flexibilidad de las venas y evitar la retención de agua. Evitar el consumir mucha sal.

Vitamina C Fruta, verdura fresca en general, sobre todo el kiwi, el limón, grosella negra, perejil, repollo, pimento.
Vitamina A Hígado de ternera, aceites de hígado de pescado, yema de huevo, mantequilla, leche, verduras y frutas (brócoli, zanahoria, albaricoque, melón y espinacas)
Vitamina E Aceite de colza, girasol, cacahuete u oliva, huevos, pescado, germen de trigo, etc.
Vitamina K Berza cocida, espinacas, lechuga, coles de bruselas, brócoli, etc.
Vitamina B6 Ave de corral, verdura, pescado, mantequilla.
Selenio Cereales integrales, germen de trigo, carne, legumbres, brócoli, huevos, pescado y ostras.
Flavonoides Los cítricos en general, frutas rojas oscuras (grosella negra, arándano y uva), vino tinto.
Zinc Ostras, pan integral, yema del huevo, almendras y carne vacuno.

3. Consumir fruta y verduras

No es un secreto para nadie que para combatir la celulitis y retrasar su aparición hay que optar por una alimentación equilibrada basada más en frutas y verduras que en azúcar y grasas. Cuando los médicos recomendamos cinco piezas de fruta y/o verduras al día (3 piezas de frutas y 2 verduras o 4 verduras y una fruta…) no es por capricho. Una alimentación rica en azúcar y muy salada aumenta la grasa.

Adios a las patatas fritas, charcutería, queso y salsas. Solamente de forma ocasional.

También es importante tener en cuenta que la celulitis no reacciona muy bien a las dietas. Es inútil lanzarse a una dieta draconiana, muy estricta o extravagante. Por contra, podemos seguir unas sencillas reglas:

  • Por la mañana, un buen desayuno a base de cereales, un producto lácteo desnatado y una pieza de fruta fresca.
  • Al mediodía, una comida a base de carne magra (contiene poca grasa y una mayor proporción de proteínas que otros tipos de carne) o pescado, verdura, féculas, lácteos desnatados y fruta.
  • Por la noche, comida ligera: sopa de verduras, pescado y lácteo desnatado.
  • Beber abundantemente (1,5 a 2 litros diarios e infusiones drenantes).
  • Favorecer las ingesta de fibra de granos enteros, las verduras verdes y las legumbres y la fruta, preferentemente no pelada.
  • Moderar el consumo de sal, que favorece la retención de líquidos.
  • Comer menos azúcares (pan blanco, pastelería, dulces) ya que el azúcar se convierte en grasa en el organismo.

4. Usar cremas reductoras o anticelulíticas

Las cremas anticelulíticas o reductoras hay que utilizarlas como las cremas antiarrugas: antes de que aparezca el problema. Las cremas anti celulitis no hacen desaparecer la celulitis por arte de magia, lo que hacen, es favorecer el drenaje, disminuir la retención de agua y restaurar la luminosidad de la piel. Tener en cuenta que una crema reafirmante no actúa sobre los depósitos grasos ya que los productos “cosméticos” sólo penetran en la capa superficial de la epidermis. Sólo las cremas o los geles reductores o anti celulitis pueden actuar en profundidad sobre los tejidos grasos. Si podéis, elegir productos reafirmantes a base de retinoides que actúan mejorando el espesor de la epidermis y estimulando la circulación sanguínea. O cremas con alfahidroxiacidos que estimulan la exfoliación de la piel, aceleran la renovación celular y afinan la epidermis.

Pero lo dicho, las cremas anti celulitis o reductoras no hacen milagros. Acompañadas de una alimentación equilibrada y una práctica regular de deporte, ayudan a obtener mejores resultados.

5. Tratar la insuficiencia venosa

La celulitis es debida, entre otros motivos, a una mala circulación de la sangre. La falta de actividad física (volvemos al tema), las ropas demasiado ceñidas, los baños y duchas muy calientes, las largas exposiciones al sol y llevar tacones altos (más de 2 cms) son las causas de este problema que afecta a muchas mujeres.

Por lo que hay que hacer deporte, optar por ropas amplias, baños y duchas templadas y limitar los tiempos de bronceado. También se puede recurrir a calcetines, medias o pantys de contención que ejercen una presión y alivian la circulación de retorno venoso.

6. Evitar el estrés

El estrés favorece la producción de una hormona, el cortisol, que acelera el envejecimiento de la piel, contribuye a coger peso y a la aparición de la celulitis. Hay que evitar la ingesta de tranquilizantes que pueden producir trastornos del apetito y a largo plazo, puede afectar a la memoria. Es preferible relajarse produciendo endorfinas con la práctica de deporte o bien practicar el qigong o el Tai-Chi, o incluso la acupuntura. También podemos practicar ejercicios de coherencia cardiaca.

La coherencia cardiaca es una práctica eficaz para combatir la celulitis y el aumento de peso. Esta técnica se basa en una respiración rítmica. El protocolo del ejercicio de coherencia cardiaca es el siguiente: en un sitio tranquilo, comodamente sentado en una silla, la mano sobre el vientre, inspiráis lentamente durante 5 segundos inflando el vientre y luego expiráis al mismo ritmo lento durante 5 segundos. Hacéis esto durante 5 minutos. Se puede hacer este ejercicio de coherencia cardiaca tres veces al día o cuando queramos, si estamos estresados. La coherencia cardiaca es un estado de harmonía de las funciones vitales inducida por una frecuencia respiratoria particular: 6 inspiraciones/expiraciones por minuto. Basta con memorizar 3-6-5 (3 veces al día, 6 inspiraciones/expiraciones por minuto, 5 segundos).

7. Estabilizar el peso

El tema de mantener el peso no es un tema baladí. Para retrasar la aparición de la celulitis, hay que intentar mantener un peso estable. ¿Cómo? Evitando las dietas con efecto “yoyo”.

Hay que evitar las dietas yo-yo. Las dietas repetidas enseñan al organismo a economizar y a gastar cada vez menos energía. Acostumbrado a economizar cualquier aporte alimenticio, el cuerpo almacenará cualquier exceso y con cada dieta os costará más perder peso. Y cuando volváis a comer otra vez con normalidad, a vuestro organismo le costará mucho retomar su metabolismo habitual y, volveréis a recuperar los kilos perdidos o más. Cuantos más dietas sin control médico realicéis, más jugaréis con el efecto yo-yo, más masa muscular perderéis, más kilos cogeréis y más celulitis tendréis. Si queréis adelgazar y mantener el peso, tenéis que acudir a un médico especializado en nutrición.

8. Recurrir a chorros de agua fría

No es siempre fácil de hacer, pero funciona. Terminar cada baño o ducha con un chorro de agua fría. Tenéis que estimular la circulación de la sangre con chorros desde las nalgas a los tobillos, insistiendo en las caderas, nalgas y muslos.

Como he comentado más arriba, la mala circulación sanguínea favorece la acumulación de celulitis. Para combatirlo, al final de la ducha o baño, alternar agua caliente y fría en los pies, pantorillas y sobre todo en los muslos. También, para los más valientes, una ducha fría o un baño frio (10 a 30 segundos) tras una sauna también funciona y reactiva la circulación. La sauna combinada con ducha o baño frio es realmente eficaz contra la celulitis, no por la pérdida de agua debida a la transpiración, ya que esta agua se recuperar bebiendo, sino por la alternancia vasodilatación y vasoconstricción de los capilares, los vasos sanguíneos más finos del cuerpo. Esta alternancia actúa como una bomba y facilita el transporte de sangre.

9. Masajear

Más que las cremas anticelulíticas, los masajes son fundamentales para prevenir y tratar la celulitis.

Debéis intentar masajear las nalgas y los muslos al menos tres veces a la semana para estimular la circulación. Podéis masajear suavemente con una un guante de crin las caderas, nalgas, estómago y muslos. Podéis combinar el masaje con una crema anti celulitis.

También podéis recurrir a un drenaje linfático que tiene como objetivo eliminar el agua y las toxinas de los tejidos, pero debe ser realizado por un especialista.

10. Aparatología reductora y medicina estética

Si la celulitis ya esta instalada o se quiere prevenir, la estética y la medicina estética ponen a vuestro servicio una serie de tratamientos para poder eliminarla.

  • La presoterapia se basa en el mismo principio que el drenaje linfático, pero menos eficaz que un drenaje manual. Consiste en una serie de presiones realizada por un traje conectado a un compresor que inyecta aire en el traje y luego la aspira.
  • También existe el LPG (endermología) que gracias a sus rodillos motorizados, realiza un masaje subdermico, activando la circulación, eliminando las toxinas y grasa localizada, mejorando la celulitis. Reduce la celulitis y la grasa, moldea y reafirma el cuerpo.
  • Vela: combina dos fuentes de energía, radiofrecuencia e infrarrojos con vacunterapia y rodillos realizando un tratamiento profundo, pero a la vez no invasivo, actuando simultáneamente en dos campos a la vez: reducción y reafirmación. Permite acabar con la celulitis y moldear la figura.
  • Radiofrecuencia (ACCENT) La radiofrecuencia es un tratamiento que combinando dos tipos diferentes de radiofrecuencia, logra un efecto tensor en la piel, reduce volumen, disminuye la flacidez y la celulitis.
  • Mesoterapia. Son infiltraciones con productos que ayudan a eliminar los adipocitos. Dentro de las mesoterapias nos encontramos la carboxiterapia (inyección de CO2 en la dermis profunda y en la zona subcutánea).
  • La carboxiterapia consiste en inyectar dióxido de carbono en los tejidos flácidos o en las zonas grasas. El objetivo principal es dar una segunda juventud a la piel, reducir la celulitis y las estrías.
  • Bodyshock es un tratamiento corporal 100% adaptable a las necesidades de cada paciente, que actúa en las seis zonas estratégicas del cuerpo: piernas, abdomen y flancos, glúteos, brazos, doble mentón y senos. Que permite tratar la flacidez, la celulitis y la retención de líquidos. Este tratamiento puede ir acompañado de aparatologia específica en base al estado de la celulitis: radiofrecuencia, electrodrenaje, endermología, etc.
  • Drenaje linfático manual: El origen causal de la celulitis esta en un mal funcionamiento del sistema linfático. Por ello, gracias a un suave masaje sobre ciertos puntos del sistema linfático ayuda a mejorar la circulación en muslos y piernas y, el aspecto de la piel.

Dra. Cristina Bouza

 

Dra. Cristina Bouza

Médico especialista en nutrición

Guardar

Guardar

Comentarios sobre 10 consejos prácticos para combatir la celulitis

  1. Sofía

    Muy buen artículo. Yo siempre he sido partidaría de los remedios naturales, sobre todo para casos no extremadamente graves.

    Un saludo

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *